[ Vía: La Vanguardia ]

Dice que sólo tarda unos días en tejerlos. Aunque depende de la talla que les quiera dar. Audrey Horncastle ha confeccionado un centenar de pechos en los últimos tres años. De lana.

La Sra. Horncastle, de 84 años y originaria de Woodingdean, al lado de Brighton (Inglaterra), desarrolla esta exótica actividad para que su hija Rhona Emery, enfermera de profesión, tenga el modelo perfecto para ofrecer a las madres primerizas consejos básicos sobre la lactancia.

Emery, que asistió a un curso sobre la necesidad de favorecer y proteger la lactancia materna, pensó que necesitaba tener algo que tuviera una forma parecida al pecho para poder enseñar a las madres que se acercaban a la consulta médica cómo dar el pecho a sus hijos, pero no sabía cómo materializar su idea. Así que le pidió a su madre, muy aficionada a tricotar, si podía confeccionar mamas de lana.

"Mi hija me dijo lo que estaban buscando y decidí intentarlo. Hice algunas pruebas y les gustaron, así que he continuado tejiendo senos para que Rhona les acabe de dar forma", explica la anciana en varios medios locales.

"Es divertido. Me gusta tricotar y, aunque lo que hago parezca extraño, los pechos son para una buena causa", añade no sin antes puntualizar que normalmente utiliza lana de color carne para darles un toque más natural.

Para Audrey Horncastle la formación es razón suficiente para continuar con su labor, aunque sólo le paguen el coste de las madejas que utiliza.

Por su parte, la responsable del servicio de apoyo a madres lactantes de Brighton y Hove, Angela Barnett, asegura que los pechos de lana de Horncastle hacen más fáciles las demostraciones prácticas sobre cómo alimentar al bebé con leche materna.


Otra opción: tetas antiestrés

La verdad es que esta idea de los pechos de lana no está mal, pero me parecen más prácticos los que usa mi mujer en sus reuniones (es monitora de La Liga de la Leche). Se trata de tetas antiestrés.

El mayor inconveniente que tienen, creo yo, es que son pequeñas. Pero he descubierto que hay tetas antiestrés gigantes.

En fin..., después de todo, lo importante es poder ayudar a otras madres a resolver consultas sobre lactancia materna.