[ Vía: ADN ]

Menos del 30 por ciento de las madres españolas amamanta a su bebé hasta los seis primeros meses de vida, según destacó la coordinadora de la Iniciativa Centros de Salud para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia (IHAN) en España y miembro de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria, la doctora Maite Hernández Aguilar, con motivo de la presentación en España de este proyecto.

Según lamentó esta experta, en España, en líneas generales, el 68 por ciento de las madres amamantan a sus hijos durante las seis primeras semanas y más de la mitad durante los tres primeros meses y sólo un 24,7 por ciento alcanza los seis meses. En concreto, precisó que tan sólo La Rioja y País Vasco sobrepasan un porcentaje del 30 por ciento en lactancia materna natural a los seis meses.

En este sentido, la doctora Aguilar advirtió de que "no ser amamantado conlleva un peor desarrollo cerebral y visual del niño, así como un mayor riesgo de sufrir diarreas y otitis, infecciones urinarias y procesos infecciosos graves durante el primer año de vida."

Además, insistió en que existe un riesgo posterior de padecer diabetes y artereoesclerosis, hipertensión arterial, cáncer u obesidad, entre otras complicaciones. y advirtió, asimismo, de que para la madre también puede suponer algunos riesgos, como padecer cáncer de mama o mayor fragilidad de los huesos durante el envejecimiento.

DESINTERÉS DE LA CLASE SANITARIA Y PRESIÓN INDUSTRIAL

Entre los motivos que intervienen en que la madre no amamante a su hijo, la doctora Aguilar señaló el "abandono y desinterés" por parte de la clase sanitaria, así como la "presión" de la industria provoca que se desestime la lactancia. Según indicó, muchas madres no tienen conocimientos de las consecuencias que puede tener para su hijo. "Los profesionales médicos son la principal zancadilla para que las madres amamanten", denunció.

En referencia a la presión por parte de las empresas, señaló que, a pesar de que, según el artículo 7 de la Ley General de Publicidad, no se puede ofrecer productos gratuitos o de promoción a las madres, entre otras cosas, esto se incumple y aparecen mensajes publicitarios compañando imágenes, aún cuando está prohibido.

Además, destacó que se realizan una serie de rutinas sanitarias erróneas, que "no son buenas ni para la madre ni para el hijo", y que llevan a que se produzca el denominado síndrome de la hipogalactia colectiva. "El 70 por ciento de las mujeres del mundo desarrollado no pueden dar de mamar", indicó.

Por ello, destacó que esta iniciativa pretende que haya una asistencia humanizada al parto y la lactancia en los hospitales, que las unidades neonatales sean de puertas abiertas, que se hagan cuidados de madre-canguro y que se fomente la lactancia materna. En este sentido, pidió que la lactancia materna sea lo normal en todos los sitios, porque "muchas madres se tienen que meter en los aseos de los lugares públicos para dar de mamar a sus hijos".

Así, se pretende trasformar los centros de salud mediante el 'Código de Comercialización de Sucedáneos de Leche Materna' y la aplicación de '10 pasos'. Esto incluye la implantación de una política de lactancia materna, la formación de los profesionales, actividades de educación para la salud, el apoyo a la madre que amamanta en el inicio y durante la lactancia, la creación de un ambiente favorable en el centro de salud, así como estimular la creación de talleres y la apertura de estos centros para los grupos de apoyo locales.

Por su parte, el miembro de la IHAN en España Gema Carcamo denunció que en La Comunidad Autónoma de Madrid existen escuelas en las que no se permite la entrada de leche materna en las aulas, debido a prejuicios, desconocimiento, o a la negación a manipularla, por lo que, según indicó, estos miedos y prejuicios impiden que la lactancia materna se prolongue de la forma en la que la madre quiere.