Hace ahora un año desde que el Ministerio de Sanidad de los Estados Unidos publicó un documento para llamar a la sociedad a apoyar la lactancia materna e intentar eliminar las barreras que encuentran las madres que desean amamantar a sus hijos.

Quizá aún es pronto para hacer balance, pero creo que es interesante repasar las principales barreras que indentificaron allí, puesto que pueden ser aplicables a muchos otros países:

  • Falta de información: Aunque la lactancia materna es algo natural, muchas mujeres pueden necesitar formación y orientación. Ofrecer información fidedigna a las madres puede ayudarles a tener éxito con la lactancia.
  • Problemas con la lactancia: Sin un buen apoyo muchas mujeres tienen problemas con la lactancia. Sin embargo, muchos de ellos podrían evitarse si se identificaran y se trataran temprano, y dejarían de suponer una amenaza para una lactancia satisfactoria.
  • Apoyo social y familiar insuficiente: Padres, abuelas y otros miembros de la familia tienen una gran influencia sobre las decisiones de las madres en relación con el comienzo y la continuación de la lactancia.
  • Normas sociales: Desafortunadamente, mucha gente ve la lactancia materna como una alternativa en lugar de considerarla la norma.
  • Pudor: La cultura de la sexualización de los pechos de las mujeres las empuja a ocultar el amamantamiento. Mejorando el apoyo a las mujeres que desean dar el pecho, puede ayudarles a conjugar las demandas del día a día con la importante labor de proteger la salud de sus hijos.
  • Compatibilidad entre trabajo y lactancia: Las madres trabajadoras suelen indicar que la vuelta al trabajo y una baja maternal insuficiente son dos barreras muy importantes para la lactancia.
  • Profesionales sanitarios: Una formación apropiada en lactancia materna permitiría a los profesionales sanitarios ofrecer un apoyo mejor a las madres y colaborar con una experiencia de lactancia mucho más satisfactoria.

Además del apoyo que las instituciones públicas continúan prestando al fomento de la lactancia materna, sigue siendo crucial la labor de grupos de apoyo como La Liga de la Leche, y de las Consultoras Acreditadas de Lactancia Materna (IBCLCs).